0

Carrito

Portada de los fastidios del zerowaste

BlogLas Aventuras de SR

Los fastidios del zero waste

En esta entrada quiero compartir los fastidios que nos produce el intentar ser zero waste. Porque es muy reconfortante, ético, sostenible, lógico y muchas más cosas buenas. Pero el intentar ser zero waste también tiene sus sombras.

Volver a casa a por las bolsas de la compra como primero de los fastidios

Efectivamente, aunque este punto tiene fácil remedio, ni sé la de veces que a mitad de camino (o más) hacia la tienda me he dado la vuelta. Nosotros llevamos las bolsas de tela dentro del carro, para que en la verdulería no gasten bolsitas para cada producto, obvio. Pues bien, los botes vacíos los llevo que los oigo, los tuppers también suenan, pero ¿las bolsas?. Seguro que a alguien le ha pasado. De repente una imagen en tu cabeza de las bolsas colgando del pomo de la puerta. ¿Las habré cogido?

Y ese momento tenso en que buscas y rebuscas en el carro, mientras calculas el tiempo que te llevaría volver a por ellas y alcanzar de nuevo este punto. Pues no las llevas. Es un fastidio el haber adoptado la norma de no consumir ninguna bolsa de compra, ya sea en papel o en plástico. Sólo nos valen las que tenemos en casa, nada de traer nuevas. Así que a dar pasos para atrás para volver a desandar el camino luego. Incluso alguna vez he llegado a entrar a la tienda, he soltado un buen gruñido y vuelta para casa con la consiguiente risilla del tender@. A veces odio esto del ZW.

Fastidios de ser zero waste

Adios a los blisters de comida “rica”, otro de los fastidios del zero waste

Pues sí, es increíble la cantidad de alimentos que llegan a los puntos de venta con un sobre-embalaje totalmente innecesario. Como por ejemplo poner unos cogollos en un cartoncito y envueltos en plástico. Claro, me produce rechazo y no lo compro ahí, voy a la otra tienda que los tiene a granel. Pero siempre hay algo que aunque esté envasado en un blister, hace que se te vayan los ojitos.

En mi caso particular me estoy refiriendo a una comida muy especial, el surimi. En efecto, ese alimento ultra procesado a base de desperdicios de diferentes peces, me encanta, las franckfurt del mar. Y me molesta mucho no encontrarlo envasado de otra manera, por lo menos en mi pueblo. Será por ser un ultra procesado digo yo. Me imagino que todas las personas tendrán algún alimento que les guste mucho y que está envasado en blisters. Pues es un fastidio no tener surimi en casa. A veces dejaría esto del ZW.

Fastidios del zero waste

La acumulación de tarros

Creo que intentar ser ZW también implica ser acaparador compulsivo de tarros de vidrio vacios. ¡¡¡Por todas las conchitas del mar, para qué tantos!!!. Vale, por la R de reutilizar lo puedo entender, pero es que tenemos miles. Para el aceite usado que será jabón, para hacer el yogur, el queso fresco, las cuajadas, para tomar copazos, para salero, es más, uno para cada especia o aderezo en casa y otro para la versión de viaje, o para germinar plantas e incluso para neceser de viaje,… ¡¡¡Vivo rodeado de tarros!!!. Y como algunos alimentos y productos de higiene los tenemos que seguir comprando, optamos siempre que podemos por envases de vidrio que los consideramos mejores. Pues venga, más y más botes. De a pocos se hace un buen montón.

De cuando en cuando tiro algunos al contenedor del vidrio. Aparezco con dos bolsones grandes llenos de tarros y me lleva mi tiempo, ya que segregar la tapa alarga el ratito. Si se hace cola detrás de mí intento hacer siempre la misma bromita: “je je je, ojalá fueran todos tercios de Ámbar eh”. Y así se hace más llevadera la espera. A veces no entiendo esto del ZW.

fastidios del zero waste

Las pociones de limpieza

Esto ya lo dijo mi mujer hace un tiempo en este post, pero la persona que se inclina por intentar ser ZW se convierte en una especie de druida a la hora de limpiar. Todo el tiempo creando pociones de limpieza, ya sea en el cubo de fregar, donde se ponen unas gotas de esencia, una parte de agua, otra de alcohol y un poco de jabón rallado. En el cajón de la lavadora, donde se pone jabón rallado, unas gotitas de esencia, una cucharadita de carbonato, vinagre para suavizar y si eso bicarbonato para el olor o incluso a veces, la Sra Sin Residuo pone ácido cítrico. Toma poción.

El jabón líquido para el lavavajillas lleva el caldo de un puñado de nueces de lavado extraído junto con limones, sal y no sé qué más. Ahora el jabón con sosa, agua y aceite usado me parece una minucia, que poción más sencilla. Para el baño empleamos otra mezcla y otra más para el polvo y los cristales. Menos mal que tenemos tarros de sobra para ir guardando las sobras de las pociones. Por esta parte sin problema. A veces es un lío esto del ZW.

Para terminar con los fastidios del zero waste, la enésima explicación

Esto me pasa sobre todo en tiendas de alimentación. Pero vamos a ver, ya sé que es la primera vez que vengo a este establecimiento, pero únicamente he pedido que no me lo pongas en bolsa. Usa esta mía que la he traído de propio, no veo la problemática. “¿Y eso? ¿Qué eres ecologista de esos o qué?”. Pues no lo sé, igual sí. O igual es que simplemente haces un uso desproporcionado e innecesario de bolsas de plástico. Y venga, a soltar el meeting y dar la explicación pertinente mientras le recuerdas, tras cada cosa que pides, que no te lo ponga en bolsa. Usa la mía, que además ahorras unos centimicos. Vaya, en este punto lo empiezan a pillar más rápido. A veces me cansa esto del ZW.

En el fondo no me fastidia tanto.

En realidad, estas pequeñas cosillas no oscurecen el orgullo que me genera ver que el cubo del plástico tarda tanto en llenarse. Hay algunos productos que por vivir fuera de la capital los tenemos que seguir comprando en plástico, como ya expuse en otra entrada del blog. Pero estos pequeños fastidios del zero waste simplemente se convierten en cosas cotidianas, en nuestro día a día. Imagino que a todos los que intentan ser ZW les pasa lo mismo, o les pasa algo similar. Así que seguir reduciendo nuestro consumo, sobre todo de plástico, seguirá siendo nuestra forma de consumo, o de vida, que ya es casi lo mismo.

Salud!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestro blog

Productos