0

Carrito

Residuos de la silicona, post sobre impacto

Blog

Residuos de la silicona

Actualmente la preocupación por los desechos domésticos que producimos se está incrementando a nivel mundial, algo que desde Sin Residuo celebramos. Bravo por todos. Pero también nos damos cuenta que hay una tendencia a sustituir productos fabricados a base de plástico, con productos fabricados a base de silicona. Antes de decidirse por este cambio, hay que tener en cuenta y conocer un poco como son los residuos de la silicona.

¿Es la silicona un producto biodegradable?

Como ya comentamos en una de nuestras anteriores entradas del blog, la silicona NO ES BIODEGRADABLE. No voy a volver a extenderme en este mismo tema y dejo aquí el enlace para quien desee ampliar. Solamente que quede claro que es un producto de fabricación industrial y que los componentes de la silicona no son asimilados o readmitidos limpiamente por el entorno. No, ahí quedan.

Bolsas de silicona
Bolsas de silicona

¿Que subproductos genera en su fabricación?

Hay que destacar que en la producción industrial de silicona se generan bastantes subproductos. Muchos de ellos se reutilizan para la fabricación de más silicona, algunos no. De los que no se reutilizan en la reacción química de la fabricación de la silicona, voy a nombrar dos que creo que son los más nocivos. Dejo aquí enlace a dos páginas de internet donde se explica las síntesis de la silicona más profundamente, ya que es es un proceso bastante técnico. https://tecnologia.idoneos.com/como_se_fabrican_los_silicones/ https://tecnologiadelosplasticos.blogspot.com/2011/12/siliconas.html

Uno es el cloruro de hidrógeno

El cloruro de hidrógeno  es un compuesto químico de fórmula HCl, formado por un átomo de cloro unido a uno de hidrógeno. A condiciones normales de presión y temperatura es un gas más denso que el aire, por lo que no acaba de subir. Este compuesto es tóxico, corrosivo, de olor picante, muy soluble en agua y sofocante. Cuando este gas se disuelve en agua tiene fuertes propiedades ácidas. Esta disolución es conocida como ácido clorhídrico, y sí, es un ácido muy fuerte y no compatible con la vida. En ninguno de los dos ciclos de fabricar silicona se reutiliza este gas, así que se supone que lo vierten como subproducto sin valor. Ojalá me equivoque.

El otro subproducto es el ácido acético

Con este subproducto muchas personas se quedarán más tranquilas, ya que muchos conocemos el ácido acético, nos lo comemos con el vinagre. Hay que aclarar que existe un ácido acético de origen biológico que representa un 10% de este producto a nivel mundial. El otro 90% de este ácido en el mundo es muy concentrado y se produce de manera industrial. El ácido acético industrial es una combinación de carbono, hidrógeno y oxígeno cuya apariencia es en forma de cristales. Es un producto inflamable a más de 39 grados y también corrosivo, produciendo quemaduras por contacto y daños permanentes en ojos y mucosas. Dolor de garganta, vómitos, diarreas y quemazón interior son consecuencia de su inhalación o ingestión. Como sucede con el anterior subproducto, en ninguno de los dos ciclos de producción de silicona industrial el ácido acético es reutilizado. Por lo que a saber que harán con esta joya.

Acido acético subproducto de la silicona
Acido acético

¿Es reciclable la silicona?

De momento no es reciclable. Las autoridades consideran los residuos de la silicona como residuos plásticos, de modo que se debe desechar en el contenedor amarillo. Esto se debe a que la manera de tratar los residuos de la silicona es la valorización energética, es decir, incineración. Cierto es que no desprende gases tóxicos como las dioxinas y los furanos que desprenden los plásticos, pero sí se produce CO2, óxidos de nitrógeno, cloruro de hidrógeno o dióxido de azufre. Quizá en el norte de Europa consideren este proceso como reciclaje, en Sin Residuo creemos que está muy lejos de este concepto. Así que las personas que usen este material deben intentar alargar al máximo su vida útil, ya que cuando las cenizas volantes o la propia silicona llegue al vertedero, pasará una media de 400 años hasta su degradación, tras lo que empezará a filtrarse a capas inferiores.

¿Es tóxica la silicona que desechamos?

Los residuos de la silicona no están considerados por las autoridades como tóxicos, a diferencia de los residuos plásticos que sí lo están. Aquí hay que citar a la Ullmann’s Encyclopedia of Industrial Chemistry (Enciclopedia de Química Industrial de Ullmann) donde describen que han observado en las siliconas “efectos nocivos notables en los organismos del medio ambiente”, con lo que se empieza a discrepar con nuestras queridas autoridades. Lo que sucede con estos residuos de silicona “inocuos”, es que pasan a niveles inferiores de la superficie a la espera de combinarse con otras partículas similares. En este tiempo de espera, de unos 400 años, la silicona puede terminar absorbida por seres vivos como microorganismos que son fuente de alimento, plantas o algas. De momento se consideran los residuos de la silicona como inocuos, pero su semejanza con los microplásticos a mí me parece muy real.

Enciclopedia de Química Industrial de Ullmann
Enciclopedia de Química Industrial de Ullmann

Entonces ¿Me cambio a la silicona?

A mí parecer los residuos de la silicona son “menos malos” que los residuos plásticos, aunque sus semejanzas son abundantes. La duración de los restos, la valorización en incineradoras, la no biodegradabilidad y la toxicidad en la producción son puntos que emparejan a la silicona y al plástico, a la vez que los alejan de la sostenibilidad. Digo esto sobre todo por la existencia de otros materiales cuyo reciclado es real, como el metal o el vidrio, o cuyo origen es orgánico como el látex natural o la madera, este origen implica además que los productos sean biodegradables.

Salud!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestro blog

Productos