Carrito

0
Sin Residuo
portada Compostaje de residuos organicos

BlogCuriosidades

Compostaje de residuos orgánicos

Debido a la creciente e imparable acumulación de residuos urbanos, se hace necesaria una gestión muy eficiente de los mismos. Además en estos días en los que se está poniendo en marcha el plan de economía circular España2030, considero muy apropiado que los residuos orgánicos urbanos sean compostados. Lo lógico sería que no se desaprovechen todos esos nutrientes naturales. Además, ahora también hay una serie de productos llamados bioplásticos, los cuales anuncian su capacidad de ser compostados. Así que he decidido investigar un poco al respecto del compostaje, qué es, que tipos hay y qué productos se pueden compostar.

¿Qué es el compostaje?

El compostaje es la acción de crear compost. El compost es un producto obtenido a partir de diversos materiales orgánicos, los cuales han sufrido un proceso biológico y controlado de oxidación. Este proceso es totalmente natural y se realiza en condiciones de fermentación aerobia (con aire/oxidación) y humedad. En este trabajo totalmente biológico intervienen microorganismos como bacterias, actomicetos y hongos principalmente, aunque también las algas, protozoos y cianofíceas son organismos capaces de compostar. A estos microorganismos se les atribuye el 95% del compostaje. Luego también intervienen macroorganismos como colémbolos, ácaros, lombrices y otros muchos, con quienes se completa el proceso.

Es una manera de copiar a la naturaleza, pero de forma acelerada, en el proceso de degradar los materiales orgánicos. Este producto, el compost, se emplea como fertilizante natural y en ocasiones como sustituto de los fertilizantes químicos. Su aspecto es terroso, y generalmente obtiene un color marrón oscuro.

Compost terminado
Compost.

La palabra compost proviene del término latino compositus, que significa “poner junto”.

La utilización de este tipo de abono o fertilizante completa el ciclo de los productos orgánicos. Permitiendo terminar la vida de estos materiales orgánicos devolviendo los nutrientes a la tierra. Así se evita que acaben mezclados con residuos de todo tipo en vertederos, o quemados en las incineradoras. Es decir, desaprovechando esos nutrientes orgánicos.

Personalmente voy a dividir los tipos de compostaje en dos grupos principales, basándome en el proceso de compostar. Serían el compostaje industrial y el compostaje tradicional.

En esta entrada no voy a comentar el vermicompostaje, que es el de las lombrices, ni el avicompostaje, que es parecido. Ya que son los detritos de estos macroorgsnismos lo que se emplea como abono o fertilizante. Al estilo del purín o del estiercol.

Compostaje tradicional

No hay datos concretos de cuando se empezó a compostar para su uso en agricultura, pero ya en poblados del paleolítico se enterraba la basura en agujeros de las inmediaciones. La ventaja que tenían aquellos antiguos pobladores frente a nosotros es que todos sus residuos eran orgánicos, aunque no se conoce con exactitud si luego los empleaban para abonar la tierra. Los primeros datos seguros sobre compostadores se fechan hace unos 4000 años, en China, India y Japón. Posteriormente y debido a las conquistas y al comercio mundial, se fue extendiendo esta práctica hasta llegar a todo el mundo. En Europa se sabe seguro que los romanos usaban compost para abonar sus campos.

Para un correcto compostaje hay que tener en cuenta una serie de parámetros, como son el pH, el aire (oxígeno), la humedad, la temperatura y la relación, o proporción, de carbono y nitrógeno de los materiales a compostar. Controlar estos parámetros nos proporcionará un abono o fertilizante más rico en nitrógeno, neutro o rico en carbono y más o menos ácido. Las personas que deseen compostar en sus huertos o casas deberán informarse bien de como controlar estos parámetros haciendo una mezcla correcta, para así obtener el abono que más se ajuste a sus necesidades.

Principales técnicas tradicionales

1- En superficie: consiste en esparcir una capa de material orgánico, de hasta 10 centímetros, sin enterrar, directamente sobre la tierra y esperar a que la tierra lo asimile, poco a poco, a medida que se va descomponiendo. El ritmo de asimilado depende de lo desmenuzado que esté el material, a menor tamaño mayor velocidad.

2- En montón o montoneras: en este caso, el material a compostar se suele tener a remojo unos dias, 2 o 3, tras lo que se procede a hacer un montón. Se deja unos dias y se remueve transcurrido ese tiempo para hacer otra pirámide. En 3 o 4 meses se habrá producido el compost. Esta técnica está indicada para grandes cantidades. A tener en cuenta que todo varía en función de los materiales que se deseen compostar, y del producto que se desee obtener, pero la técnica es parecida para todos los tipos de compost.

compostaje en montonera alargada
Compost en pila alargada.

3- En cajoneras o silos: para esta técnica se debe fabricar un cajón en el que quepan los residuos orgánicos de unos cuatro meses. Hacer agujeros en las paredes para la aireación. Mejor que sea sin fondo para tener contacto con la tierra, donde habitan los organismos que transformarán el material en compost. También se pueden comprar hechos. Es muy sencillo, se va echando lo orgánico, teniendo en cuenta los parámetros de la mezcla, y a los 4 o 5 meses está hecho. También se puede compostar de forma continua. Teniendo acceso al montón por abajo y dejando transcurrir el tiempo necesario se puede estar aportando material por arriba, a la vez que se va extrayendo por abajo.

compostaje tradicional en cajón
Compostera en cajón

El método tradicional requiere espacio

Así que debido a su relativa facilidad y simpleza, considero que en el medio rural lo más lógico para los residuos orgánicos sería compostarlos. Y nombro el medio rural ya que es en los pueblos donde muchas personas tienen sus huertas y el espacio para poner sus propias composteras de método tradicional.

Las metrópolis, lo más difícil

Para los residuos orgánicos provenientes de las ciudades, deberían ser los ayuntamientos los que gestionaran o subcontrataran plantas de compostaje bien grandes. Ya que cada persona genera de media 0,445 kg de materia orgánica compostable al día. Agrupaciones vecinales ya lo hacen, en menor tamaño, por lo que no sería difícil ni costoso para un ayuntamiento. De hecho los hay que ya tienen plantas de compostaje, lo aplaudo. Para municipios donde no hay plantas compostadoras habría que invertir en contenedores, las propias plantas y eso sí, las personas tendrían que tener la voluntad de colaborar separando en sus casas. Esto último complicado muchas veces.

Compostaje industrial

Es una definición totalmente personal. Así que llamo compostaje industrial a aquel compostaje que se apoya en ayuda mecánica para controlar los parámetros de la pila. Los procesos de compostaje industrial se pueden llevar a cabo en medio abierto o cerrado. Es decir, que incluso se puede compostar en espacios cerrados donde el control de los parámetros es total.

La intervención de estos mecanismos de control acelera aún más el proceso de compostaje, ya que consigue las condiciones ambientales óptimas para el proceso de compostar. Como la tecnificación del compostaje industrial a alcanzado niveles acordes a los tiempos que corren, en solo unos días se completa el proceso.

Principales técnicas industriales abiertas

1- Sistema Dano: se podría decir que el compostaje industrial dió comienzo en 1937 con los sistemas de tambor “DANO”. En este sistema abierto se introducía la mezcla de material orgánico a compostar en un tubo giratorio. Dentro había un tornillo sinfín que a su vez era también triturador. Con este sistema se conseguía desmenuzar el material orgánico en 3-4 días, tras lo que se constituía la pila. El resultado era que el compost debía permanecer en la pila menos tiempo. Quedó en desuso por la aparición cada vez más habitual de metales y plásticos junto con los restos orgánicos.

2- En pilas estáticas con ventilación forzada: fué el segundo sistema abierto que se desarrolló. Primero se constituía la pila sobre una tubería con perforaciones, a continuación se insuflaba aire para controlar la cantidad de oxígeno que disponían los microbios. Con el paso de los años se siguió desarrollando la técnica, y se pasó de insuflar a succionar el aire de la pila. Así controlaban dos parámetros, la temperatura y la cantidad de oxígeno. Por lo tanto el bienestar de los microbios en la pila mejoraba, como mejoraba el ritmo al que se obtenía el compost.

3- Compostaje por volteo: unos de los sistemas más utilizados. Consiste en voltear la pila periódicamente, así se controla el parámetro del oxígeno y se tiene algo de control sobre la humedad y la temperatura. Se puede llevar a cabo en pilas o en tambor giratorio.

Este sistema por volteo es de los que se puede implantar uno en su propia casa. Ya que venden unos compostadores de tambor de unos 40-50 litros de volteo manual que se pueden tener en la terraza o una esquinita del jardín.

compostaje en tambor manual
De Amazon

Tecnicas industriales cerradas

En esta técnica se trata de mantener la pila en un espacio cerrado, donde todos los parámetros se controlan automáticamente con ayuda informatica. Tanto el flujo de aire como la temperatura del mismo y hasta el pH. A estos espacios cerrados se les denomina reactores. Los reactores pueden ser de cualquier forma y tamaño, aunque principalmente son verticales u horizontales. Se pueden adquirir incluso montados en un contenedor de transporte marítimo, y con un camión convertirlo en reactor portátil.

Al estar todos los parámetros automatizados, la perfección del hábitat para los microbios casi se alcanza. Por lo tanto la velocidad a la que se obtiene el compost es muy alta. En días. Es sin duda la forma más tecnológica del compostaje.

Que materiales compostar

Pues todos los materiales orgánicos. Tan solo hay que tener en cuenta los parámetros para obtener el compost que más se adecue a nuestra tierra. Esto incluye todos los restos orgánicos de nuestra cocina, cómo huesos, espinas de pescado, los restos de pieles de hortalizas y de frutas, los corazones de las frutas, cáscaras de huevo y los restos de la comida de los platos y bueno, todo lo orgánico. En los enlaces que puse en el comienzo de la entrada se pueden consultar unas tablas en las que se recomiendan mezclas de materiales y tiempos de espera.

Eso sí habrá que tener en cuenta que hay que mezclar este material húmedo con material seco que generalmente son restos de podas. Y es que si solo aportas a la compostera material húmedo, la humedad va a ser muy alta y se va a producir podredumbre y no compost.

organico para compostaje
Lo orgánico, a compostar

Quiero hacer una mención especial a los bioplasticos que indican que son compostables. La mayoría de los bioplasticos, excepto los biopoliésteres como el PHA y PHB, no son compostables en composteras tradicionales. Es cierto que son total o parcialmente compostables pero siempre en plantas de compostaje dónde se controla la temperatura, ya que precisan de una temperatura mayor de 60 grados y constante para poder compostar. Algo difícil de mantener en una compostera tradicional.

Incluso los biopoliésteres sólo pueden ser degradados en composteras tradicionales donde la misma especie de microorganismos que los han creado está presente. Así que muy probablemente, si pones en la compostera un plástico fabricado con polímeros PHA o de otros tipos como el PHB o el que sea, seguramente permanecerá durante años en el mismo estado. Intacto, pero un poco decolorado.

Ojo con los bioplásticos en las composteras.

Lo que me rodea

Lamentablemente en las plantas de selección de desechos de los vertederos no se separa mucho material orgánico. O no se separa de manera muy efectiva. Por ejemplo, en el vertedero donde acaban los desechos de mi pueblo, el de Zaragoza capital, se han puesto como buen objetivo alcanzar a separar el 50% de los desechos orgánicos que les llegan para el año 2025. ¿Y el otro 50%? ¿Y en que punto estamos ahora? Pues en un triste 20%. Dudoso logro, teniendo en cuenta que alrededor del 80% del peso de los residuos del contenedor de restos corresponde a material orgánico. Además gran parte de ese residuo orgánico se emplea para cogeneración de electricidad en incineradora, por favor, no le llamen energía limpia ni verde.

Tengo que apuntar que por suerte existe en Zaragoza capital un proyecto experimental de recogida de residuos orgánicos domésticos. Esta iniciativa es importada de otras ciudades donde ya existe y consiste en el contenedor con llave. Seguro muchos ya lo conocen, por ejemplo alguien de Pamplona. Hace muy poco, finales de Septiembre de 2020, por fin han dado luz verde para implantarlo en toda la ciudad, tras las pruebas en Actur y zona Avd. Goya. En estas dos áreas y en solo tres meses se llegan a recoger 177 toneladas de residuos orgánicos compostables. Y una parte la han compostado. Esperemos que para el resto de municipios desde donde se envían los residuos a este mismo vertedero, que son 61 nada menos, no se demore mucho la implantación.

Muy importante también la recogida selectiva en el sector profesional, es decir, supermercados, restaurantes, hospitales, colegios, hoteles y demás. Con su colaboración se podría incrementar hasta en un 40% la recogida de residuos orgánicos. Un gran aporte, ¡¡¡ánimo!!!

Planta de selección de RSU de Zaragoza
Planta de selección de RSU de Zaragoza. Foto del Periódico de Aragón.

Salud!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *