0

Carrito

dientes limpios

BlogCuriosidades

Dientes limpios sin ensuciar el planeta

La higiene bucal proviene de épocas remotas, unos dientes limpios son sinónimo de salud. En la era primitiva el hombre utilizaba sus uñas o fragmentos de madera, otros frotaban sus dedos contra los dientes, la cuestión era cuidarse la boca independientemente del utensilio. 

Vara de mascar utilizada por los egipcios
Vara de mascar utilizada por los egipcios

Los problemas de los dientes en los tiempos antiguos eran similares a los actuales. Habría quienes no se lavaran, a quienes le sangraran las encías o quien sufriera de halitosis. No fue hasta el siglo XVII que aparece en escena el cepillo de dientes. Por supuesto, era un artículo de lujo y muy pocas personas optaban a tener uno. El mango se fabricaba con marfil y las cerdas eran naturales. 

Cepillo dental de la antigua China
Cepillo dental de la antigua China

Fue en 1930 cuando aparecieron los primeros cepillos de plástico. Que como pasa con tantos y tantos productos, al estar hecho de plástico era mucho más económico con lo que su uso se extendió rápidamente. Fue la invención del nylon en 1937 la que inició una revolución en la industria de la higiene bucal. Era duro, rígido y flexible, resistía la deformación y la humedad no lo dañaba. Como se secaba completamente se impedía el desarrollo de bacterias. 

Primeros cepillos hechos con cerdas de nylon
Primeros cepillos hechos con cerdas de nylon

Por supuesto, al año siguiente este nuevo material se convirtió en símbolo del modernismo y prosperidad. Poco pensó el señor Wallace H. Carothers, su creador, que en 82 años se convertiría en tan problemático desecho y que acabaría flotando en el mar o en el estómago de millones de peces. 

Durante todos estos años la evolución del cepillo de dientes ha sido exponencial. Hemos pasado de fibras rígidas que provocan más dolor que otra cosa, a cepillos futuristas con cerdas en varias direcciones. Por no hablar de los cepillos eléctricos, dentro de este submundo podemos encontrar cepillos que funcionan con energía solar. 

Evolución del cepillo de dientes
Evolución del cepillo de dientes

Es un producto que al estar en contacto con las bacterias de la boca se recomienda cambiar cada tres o cuatro meses. Se calcula que una persona desechará a lo largo de su vida unos 300 cepillos de dientes que si son de plástico, tardarán en degradarse 75 años. Cuestión de matemáticas. 

Pensaréis que con echarlo al contenedor amarillo es suficiente y no es así. El reciclaje de los cepillos de dientes se debe hacer en puntos limpios especializados en su retirada y esto en España escasea demasiado. 

Dado que dejar de utilizar el cepillo de dientes no es una opción, es momento de tomar conciencia sobre los cepillos de madera de bambú hechos con cerdas naturales. Son la opción más respetuosa con el planeta. Nunca dejarán de ser un residuo que hay desechar bien pero cuanto más extenso sea su uso, menor será el plástico que encontraremos en vertederos, en los estómagos de los peces y en el mar. 

Es cierto que no se recomienda el uso de este tipo de cepillos a todas las personas debido a la predisposición a sufrir gingivitis por ejemplo. En nuestra casa, soy yo Sra SinResiduo la que sufre de esta dolencia desde siempre y en mi caso, he optado por un cepillo eléctrico el cual hasta la fecha aún no ha muerto y los cabezales los utilizo para fregar juntas de baldosas, las esquinas de la ducha o los rieles de la mampara. Fue un pequeño drama enterarme de que no podía utilizar cepillos de bambú y como mi RH me impide asumirlo, hablaré con mi dentista la próxima vez para ver si puedo solucionarlo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *