Carrito

0
Sin Residuo
upcycling

BlogCuriosidades

Upcycling

Esta vez le toca el turno al upcycling o suprareciclaje. Puede que no sepas lo que es, pero lo hayas hecho con un montón de cosas cotidianas. En la versión más simplificada, vendría a ser como hacer un disfraz con una tela vieja o hacer una cocinita de juguete con cartón, buscando alargar la vida de los objetos o crear nuevos a partir de elementos que vamos a desechar. Quién no ha hecho trapos a partir de camisetas viejas, una mesita con cajas de madera para la terraza, sofás con un unos palés…

sofa hecho con palet

En el lenguaje técnico, upcycling o suprarreciclaje​, también conocido como reutilización creativa, es el aprovechamiento de productos, materiales de desecho o residuos para fabricar nuevos materiales o productos más elaborados o de mejor calidad. Se diferencia de otros procesos de reciclaje en que éstos suelen degradar o descomponer el material a reciclar.​

De esta forma se alarga la vida útil del residuo/producto, se permiten crear nuevos artículos y se reduce el consumo de materias primas. El ideal de este concepto es dar una segunda oportunidad a los objetos destinados a la basura de una forma diferente, apuntando a un resultado mejor que el original. ¿Cómo de necesario resulta el upcycling textil? Sigue leyendo, por favor.

La industria textil, una de las más contaminantes

Zapatillas hechas con material reciclado

La industria de la moda que tantas alegrías nos da a las/los que nos gusta, es una mina de generar residuos. En 1950 la población mundial era de unos 2.500 millones de habitantes y el consumo textil per cápita era de 3,7 kg por habitante y año. En 2015 la población ha alcanzado los 7.400 millones de personas y el consumo textil per cápita es de 13,1 kg al año por persona. Si las proyecciones de crecimiento de la población se cumplen, en el año 2050 alcanzamos los 14.000 millones de habitantes y la demanda de productos textiles se duplicará. Cultivar el doble de algodón, duplicar la población de ovejas, extraer el doble de celulosa para obtener fibras artificiales o extraer el doble de petróleo para obtener fibras sintéticas. Lo mismo con la cantidad de agua y energía para abastecer esta nueva demanda téxtil.

Montaña de ropa

La industria textil contribuye de muchas maneras al cambio climático. Desde el uso de agro químicos con alto impacto ambiental para el cultivo, el uso de combustibles fósiles para la recolección del algodón, el consumo de agua y energía durante el proceso de producción, el transporte hasta el punto de venta. Es un no parar. Otro día nos metemos también en el impacto social y en las condiciones de trabajo.

taller de costura

En Europa se generan anualmente 3 millones de toneladas de residuos textiles y en España suponen un 5% de la composición de los residuos municipales. El resto acaban mezclados en los flujos de residuos destinados a vertedero o incineración, dejando escapar la posibilidad de reutilizar unas cuantas toneladas de fibras como materia prima. Economía circular.

Hay estudios que determinan que sólo utilizamos el 20% de nuestro armario…y el 80% restante?

Uno de los datos que más angustia me ha causado es que el uso de la ropa genera el porcentaje más alto con mucha diferencia de kg de misiones de CO2. Teniendo en cuenta que alargamos la vida de la ropa al máximo mediante donaciones, reutilizando ropa entre hermanos, primos, hijos de amigos, etc. Tiendas de segunda mano o tiendas de ropa reciclada. Esta ropa se pega años consumiendo más agua y más energía manteniéndola que fabricándola.

¿Y cómo es esto? Pues por el lavado y el planchado doméstico. Además del consumo de agua y energía hay que considerar la contaminación derivada de sus efluentes y la generación de microplásticos durante el lavado. Estos problemas nos obligan a replantear el propio concepto de mantenimiento doméstico de las prendas. ¿Realmente es necesario lavar las prendas de uso diario con tanta agresividad térmica y química?

una mano poniendo la lavadora
Indian woman doing a laundry

El jabón vegetal en copos, el jabón casero o las nueces de lavado, son alternativas mucho menos agresivas para el medio ambiente que los jabones que venden actualmente en los supermercados. Pero antes de meter la ropa en la lavadora hay que valorar si realmente ese lavado es necesario. Cepillar la ropa que se ha utilizado ese día pero no tiene manchas puede evitar que entre en la lavadora. Para el olor, dependerá del olor en sí. Con un pulverizador con bicarbonato y una percha podemos ventilar la prenda sin necesidad de lavarla.

La plancha es uno de los electrodomésticos menos eficientes que tenemos en el hogar y uno de los mayores consumidores de energía. Evitar que se arrugue la ropa en la lavadora y tender correctamente la colada, pueden ser alternativas al planchado.

plancha y mujer recogiendo ropa planchada

Upcycling textil

Llevaba tiempo queriendo hacer una guirnalda con piezas de bodys de mis hijos…nunca llegó a pasar pero hace unas semanas, durante el confinamiento, pensé “voy a hacer unos cestos de crochet con trapillo de camisetas”. También he hecho pan.

cesto de crochet en proceso

No sabía hacer crochet, no sabía hacer trapillo pero YouTube es muy amable y me ayudó. Seleccioné la ropa más desgastada, esa que da vergüenza regalar y empecé. Dos en uno, tengo un cesto hecho con ropa desechada y he aprendido crochet. 

Pero no nos quedemos sólo en la ropa, practiquemos el upcycling con muebles, envases y con lo que se os ocurra. Frenemos esta vorágine de consumo textil en el que estamos envueltos. Comparte con nosotros en redes tus esfuerzos y valora los nuestros en Facebook o en Instagram.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *