Carrito

0
Sin Residuo
los nuevos bioplasticos

BlogCuriosidades

Los nuevos bioplásticos

Debido a la lenta pero creciente demanda de materiales biodegradables, orgánicos o con residuos más respetuosos con el medio ambiente, la industria del plástico se está renovando. Actualmente están ofreciendo unos productos plásticos con el prefijo bio. Así que he buscado información para averiguar qué son los bioplásticos.

botellas de plástico

Bioplásticos

Los bioplásticos son una familia de plásticos que engloban a varios tipos distintos de este producto, dependiendo de la materia prima de partida para fabricarlos y de su modo de descomponerse.

Para poder conocerlos, primero hay que aclarar dos términos que ayudan a definir y clasificar estos materiales.

Biobasado: este término se refiere a plásticos formados por polímeros cuyo origen son materiales orgánicos y renovables.

Biodegradable: este término engloba a los materiales que tienen la capacidad de degradarse bajo condiciones ambientales naturales y descomponiendose en moléculas no tóxicas.

Así que una vez conocidos estos conceptos podemos acudir a la siguiente tabla, donde se intenta aclarar las condiciones que tiene que cumplir un plástico para poder incorporar el prefijo bio, adaptándose de este modo a las nuevas modas. Tener la tabla presente en todo momento ayuda a comprender mejor esta entrada del blog.

Cuadro para clasificar los bioplásticos.

Así pues, pueden incorporar el prefijo bio todos aquellos plásticos cuyos polímeros provengan del biobasado, ya sean biodegradables o no. Igualmente pueden llevar prefijo bio los plásticos cuyos polímeros son derivados del petróleo y biodegradables. Ya tenemos una idea sobre que son los bioplásticos.

Bioplásticos buenos, regulares y no tan buenos

En muchas web de la industria del plástico y en muchas web sobre ecología hablan en exclusiva de los bioplásticos del cuadrante superior derecho, los de origen biobasado y biodegradables. En concreto tratan sobre los PHAs o polihidroxialcanoatos, que son los únicos 100% biodegradables. Estos plásticos están bastante bien, pueden ayudar a reducir las grandes cantidades de residuos plásticos tóxicos y que tanto tiempo tardan en degradarse. Mejorando por mucho a los plásticos normales. Pero hay que tener en cuenta que no son los únicos bioplásticos, hay dos cuadrantes más que pueden incorporar el prefijo bio.

Los de origen biobasado pero no biodegradables simplemente aumentan la cantidad de residuos de larga duración. Cierto es que no son totalmente tóxicos, y ésto mejora al plástico tradicional. Pero los residuos que vayan al medio ambiente ahí quedarán por unos cientos de años, estilo silicona. Muchos de los plásticos de este cuadrante se declaran compostables, pero cuidado con ésto. Para compostar este tipo de plástico es necesario elevar mucho su temperatura, así los microbios podrán descomponer estos polímeros. Este proceso no se puede llevar a cabo en composteras caseras, tiene que ser en composteras industriales y con su derivado gasto energético para calentar los polímeros. Además, ¿alguien sabe donde hay una de estas composteras industriales?. Seguramente estos bioplásticos acabarán en el vertedero, incineradora o muy lamentablemente en el medio natural. Cuadrante superior izquierdo.

bolsa compostable

Los de origen en el petróleo y biodegradables están producidos a partir de una materia prima no renovable y dejan una importante huella de carbono. Recordemos que para producir un kilo de plástico derivado del petróleo se vierte al aire 1,5 kilos de CO2. Su residuo no desaparece en su totalidad de forma natural, una parte hay que compostarla de manera industrial. Es algo mejor que el plástico tradicional. Cuadrante inferior derecho.

De qué están hechos los bioplásticos

Algunos bioplásticos biobasados contienen materias primas vagetales como el plátano, la yuca, la celulosa, las legumbres que contienen grandes cantidades de ácido láctico, el maíz, la caña de azucar, el aceite de soja y la fécula de patata. Todos ellos cultivos renovables y naturales. Cualquier país podría cultivarlos y se acabaría la dependencia de los países que poseen los yacimientos de petróleo y de los países distribuidores de esta materia prima. Economía circular.

Los bioplásticos que no son biodegradables, del cuadrante superior izquierdo, los obtienen mezclando las materias vegetales con otros polímeros sintéticos. Resultando un polímero semi sintético. Por ejemplo juntando el almidón con el polietileno. Se consigue un “mal” llamado bioplástico, concretamente bio-polietileno o bio-PE. Lógicamente este producto no es biodegradable en su totalidad, ya que sabemos muy bien que el PE no es biodegradable. Aún así, prefijo bio.

Los bioplásticos biobasados que proceden de polímeros creados en bacterias se obtienen de diferente manera. Numerosos microorganismos acumulan entre sus células unos biopolímeros que emplean como reserva de carbono, energía y poder reductor. Las reacciones químicas que dan como resultado estos polímeros se producen de forma natural en estos organismos concretos. Estos polímeros se denominan biopoliésteres. Para cultivarlos simplemente se crean unos cultivos de bacterias en agua, que van acumulando estas moléculas, para finalmente centrifugar y filtrar. Esa biomasa se mete en disolvente y el resultado final es el biopolímero. Totalmente orgánico.

Estos bioplásticos sí son totalmente biodegradables, del cuadrante superior derecho. Ya que las mismas bacterias que sintetizan esos polímeros son capaces de deshacerlos. El coste de fabricación es alto, y claro, lleva su tiempo por ser un proceso natural, aunque se está estudiando como acelerarlo.

Los bioplásticos que provienen de derivados del petróleo se obtienen directamente por reacciones químicas hechas por el hombre. 100% sintéticos. Aunque en el cuadrante de abajo a la derecha figuran como biodegradables, no lo son del todo. Una parte se tiene que compostar por el método industrial. Pero con prefijo bio.

bioplástico hecho a partir de alfalfa
Bio plástico hecho a partir de alfalfa

Usos que se les está dando

Uno de los primeros biopolímeros que se estudió, allá por los años 1970, fue el biopol o PHB. Se emplea en muchos productos de uso cotidiano y desechables, tales como botellas de champú, vasos y cubiertos desechables, maquinillas de afeitar desechables y biodegradables, forros de pañales y envases en general. También podemos encontrar el biopol en productos médicos como hilo de suturas, clavos quirúrgicos, o parches de tejidos.

Los biopolímeros de más reciente creación, los PHA, están presentes en muchos productos, como por ejemplo las espumas de pelo o afeitado biodegradables, en algún látex sintético, en películas de film biodegradable y en todo tipo de envases biodegradables. En recubrimientos de pinturas eco, envolviendo láminas de papel para resistir la humedad, hilos de pesca, macetas biodegradables y bueno, no dejan de ser unos plásticos, así que tienen la capacidad de poder estar presente en todo. Incluso en industria alimentaria como sustitutos de la crema de leche.

macetas de bioplástico

Los polímeros semi sintéticos se emplean para exactamente los mismos usos que sus homólogos 100% sintéticos. Es decir, un bio-PET se usa principalmente en botellas de plástico, un bio-PE en los usos del polietileno y así con todos. Pero con prefijo bio, el último grito.

Los bioplásticos derivados del petróleo y no del todo biodegradables como el PBAT se emplean en muchos envases de la industria alimentaria. También para bolsas de basura compostables, sacos de pienso biodegradables y sacos de tierra para el huerto. Pero recordemos que no compostan en su totalidad, cuidado con enterrar plástico en el jardín.

Para ir acabando

Una vez conocidos los términos biobasado, biodegradable y compostaje industrial, se nos antojan como no tan bio esta serie de productos plásticos. Sí que consideramos como bioplásticos al PHB y al PHA, cuadrante superior derecho, pero no a los plásticos de los otros dos cuadrantes denominados bio. Entre huella de carbono, subproductos de las reacciones químicas, no biodegradar y necesidad de gastar grandes cantidades de energía para compostar en el caso de encontrar una compostera industrial, siente uno un engaño por parte de quien bautiza tan complejos productos. Las autoridades, que quieren ser tan verdes hoy día, no deberían permitir que productos mezcla de derivados del petróleo con derivados de vegetales se les considere bio.

economía de los bioplásticos

No nos quieran liar con sus nombres a la moda.

Lo digo porque el prefijo bio significa vida.

Y claro, yo entiendo que un producto con ese prefijo no debe generar un residuo, si no que cuando ese producto deje de ser utilizado, se degrade lo antes posible en moléculas que sean capaces de formar parte del entorno, y oye, quizá recombinarse para crear vida, sin tóxicos y sin ayuda humana. Algo natural.

Salud!!

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: