Carrito

0
Sin Residuo
Economía circular

BlogCuriosidades

Economía circular

El pasado día dos de Junio el gobierno de España dio luz verde al plan de economía circular llamado Españacircular 2030. No somos nada expertos en economía, pero entendemos que con este plan se pretende una mejora del uso de los recursos y una reducción de los residuos que producimos. Esto mejorará nuestro medio ambiente, no todo lo que quisiéramos nosotros, pero al fin se empieza a caminar en la dirección correcta. Y es que la economía y el medio ambiente algún día se tendrán que entender.

En qué consiste la economía lineal

La economía que actualmente se desarrolla en España es lineal. Este tipo de economía se basa en el crecimiento y en el bienestar social. Para alcanzar ésto se emplean distintos recursos ambientales, que
tras ser transformados dentro de la cadena de producción son incorporados a la cadena de consumo. Cuando estos recursos transformados son consumidos, se convierten en residuos y su destino es principalmente los vertederos. A este modelo de extraer, producir, consumir y desechar se le conoce como economía lineal.

Esquema de la economía lineal
Esquema economía lineal

Crecimiento y bienestar, estos dos motivos, muy presentes en la economía lineal desde la revolución industrial, han hecho imparable este modelo durante casi 200 años. Pero se ha alcanzado un punto donde el medio en el que vivimos está saturado de residuos. Tierra, océanos y aire. Y lo están porque uno de los puntos más flacos de este modelo es la gestión de los residuos. Los residuos se acumulan, aumentando sin parar, porque no se consideran un recurso.

En este modelo sólo se considera un recurso o materia prima lo extraído del medio. Por lo tanto se explotan estos medios naturales sin tener en cuenta su tasa de renovación hasta que se agotan. Ya que la demanda no para de crecer. Además el concepto “usar y tirar” ayuda muy poco.

Extracción de material
Extracción de material

Se calcula que España necesitaría dos veces y media más de superficie para abastecer las necesidades de recursos naturales de nuestra economía. Esto demuestra la ineficacia del modelo lineal y la grave dependencia del exterior, que hacen a nuestra economía más vulnerable y menos competitiva, debido al aumento progresivo de los precios de materias primas desde más o menos el año 2000.

Qué es la economía circular

La economía circular se define como una estrategia que tiene por objetivo reducir tanto la entrada de los materiales vírgenes como la producción de desechos. Esto se consigue cerrando los flujos económicos y ecológicos de los recursos. El modelo tendría forma de bucle y consistiría en extraer, producir, consumir, producir, consumir, producir, consumir y desechar. Intentando que las puntas del bucle estén muy separadas, es decir, mucha distancia entre la extracción y el desecho. Esto se consigue intercalando muchos ciclos productivos y de consumo entre estas puntas. Concepto de reutilización y posterior reciclado.

Esquema de economía circular
Esquema economía circular

Este tipo de economía también se basa en el crecimiento y en el bienestar social, aunque aquí se cambia la extracción de recursos por la reutilización de los residuos. Consiguiendo así respetar el ciclo de renovación de los recursos naturales y reducir el impacto medioambiental.

La dependencia de economías exteriores y que son suministradoras de materias primas se reduce en este modelo. Se crearía un tejido empresarial del reciclado y la reutilización, reforzando así la economía del país y mejorando el medio ambiente al mismo tiempo.

Lógicamente la economía circular también considera una reducción del uso de combustibles fósiles en favor de las energías renovables. Los hidrocarburos son el ejemplo perfecto de economía lineal, extracción-producción-consumo-contaminación.

Energía renovable para la economía circular
Energía renovable

Porqué el cambio de lineal a circular

A nuestro entender este giro es totalmente necesario por el medio ambiente, que es nuestro ecosistema y el de siguientes generaciones. La acumulación de residuos sólidos en el mar está acabando con la flora y fauna marina. La extracción intensiva de materias primas también pone en peligro los ecosistemas y esto lleva a la pérdida de biodiversidad. Según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, en el año 2020 hay 1.000 especies en peligro de extinción, y 17.000 amenazadas. La deforestación y la contaminación son las principales causas.

El cambio a un uso de energías renovables reduciría la generación de gases de efecto invernadero, del CO2, de los óxidos de nitrógeno y del muy numeroso resto de contaminantes del aire.

También hay un punto legal. El artículo 45 de la Constitución Española reconoce el derecho a un medio ambiente adecuado y nos prescribe el deber de conservarlo. La economía circular se acerca mucho más a cumplir con este punto que la economía lineal, ya que la lineal no calcula el impacto humano en el medio natural.

Con el giro a la economía circular se camina hacia la resiliencia. Este es el término empleado en ecología de comunidades y ecosistemas para señalar la capacidad de éstos de absorber perturbaciones, manteniendo sus características de estructura, dinámica y funcionalidad prácticamente intactas. Pudiendo retornar a la situación previa a la perturbación tras el cese de la misma. Toda una utopía en la economía lineal.

La resiliencia
La resiliencia según Charles Darwin

Puntos que va a abordar el plan de economía circular

  • Reducir en un 30 % el consumo nacional de materiales en relación con el PIB, tomando como año de referencia el 2010.

El consumo nacional de materiales, que mide la cantidad anual de materiales sólidos, líquidos y gaseosos (sin incluir aire ni agua) usada directamente por la economía, alcanzó en 2018 los 423 millones de toneladas, según el informe de cuentas ambientales del Instituto Nacional de Estadística. El petróleo fue el más importado. Los más extraídos en España fueron los minerales no metálicos y la biomasa (cereales, frutas y hortalizas).

  • Reducir la generación de residuos un 15 %respecto de lo generado en 2010.

Durante el último año del que Eurostat dispone de datos, en España se reciclaron únicamente el 37,09 % de los residuos, en línea con la media europea de 37,76 %. Y eso teniendo en cuenta que hay países en Europa que consideran la incineración como reciclaje. Lo que significa que, tanto en España como a nivel comunitario, estamos desaprovechando gran parte de los recursos en un contexto en el que las materias primas cada vez son más escasas y caras, y la competencia entre países por obtenerlas aumenta.

  • Reducir la generación de residuos de alimentos en toda la cadena alimentaria: 50% de reducción per capita a nivel de hogar y consumo minorista y un 20% en las cadenas de producción y suministro a partir del año 2020, contribuyendo así a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

Disminuir los residuos alimentarios para reducir el impacto ambiental y económico del consumo de los recursos y favorecer un reparto más equitativo de los mismos. Además de respetar los ciclos de renovación de los ecosistemas.

  • Reducir la emisión de gases de efecto invernadero por debajo de los 10 millones de toneladas de CO2 equivalente.

Si tenemos en cuenta que España emitió un total de 332,8 millones de toneladas de CO2 equivalente en 2018, llegar al objetivo de 10 millones de toneladas en 2030 parece difícil. Actualmente estamos un 15% por encima del nivel de referencia de 1990, y se pretende alcanzar un 23% por debajo del nivel de 1990. Ojala se rebaje ese 38%, sería una gran noticia.

  • Incrementar la reutilización y preparación para la reutilización hasta llegar al 10 % de los residuos municipales generados.

En España se recogen unos 500 kilos de residuos urbanos por persona y año. Sólo el 20% de estos residuos se recogen de manera separada. Si lo reflejamos a nivel del país, se recogen alrededor de 23 millones de toneladas al año y sólo 18 se recogen segregadas. Es el primer paso para poder reutilizar esos materiales.

  • Mejorar un 10 % la eficiencia en el uso del agua.

Sencillamente el agua es vida. Más vale cuidarla.

Estaría bien que se cumplieran todos estos puntos para el año 2030 aunque parece difícil. Pero si se legisla en favor de la economía circular, pues podría ser.

Salud!!

One comment on “Economía circular

[…] En Europa se generan anualmente 3 millones de toneladas de residuos textiles y en España suponen un 5% de la composición de los residuos municipales. El resto acaban mezclados en los flujos de residuos destinados a vertedero o incineración, dejando escapar la posibilidad de reutilizar unas cuantas toneladas de fibras como materia prima. Economía circular. […]

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: