0

Carrito

Jabón sólido lavavajillas

BlogDIY

Jabón sólido casero lavavajillas

Una de las primeras recetas zero waste que aplicamos en la cocina fue hacer jabón sólido con aceite usado para la lavadora. La siguiente fue sustituir el lavavajillas (el de la máquina) y era sólo cuestión de tiempo que evolucionáramos a tener una pastilla de jabón sólido casero lavavajillas.

Así que aprovechando el confinamiento, la sosa que aún nos queda y que teníamos el ingrediente estrella para hacer espumita, nos pusimos manos a la obra.

Para hacer un bloque de jabón sólido casero lavavajillas de 230 gr la lista de ingredientes y las cantidades son las siguientes:
– 224 gr de aceite reciclado
– 56 gr de aceite de coco
– 78,5 gr de agua
– 40,5 gr de sosa caustica

Para la elaboración, tenéis que recordar que la sosa en contacto con el agua coge una temperatura muy alta y que los vapores que emana pueden ser tóxicos para la respiración. Por lo que la estancia tiene que estar bien ventilada.

El primer paso es filtrar el aceite. Filtrarlo como si no hubiera un mañana, cuanto más limpio esté mejor. Cuestión de tener paciencia o un colador muy pequeño que no es nuestro caso. Somos unos McGivers y como nuestro colador es muy normalito, usamos papel vegetal y una aguja. Le vamos haciendo agujeritos al papel y por ahí va cayendo gotita a gotita. De ahí la paciencia.

Después, en el recipiente donde se vaya a hacer la mezcla, verter la sosa en el agua y remover hasta disolver completamente. Recuerda que se calienta mucho. No lo hagáis a la inversa para evitar salpicaduras.

Cuando esta mezcla se ha enfriado, añade el aceite de oliva reciclado removiendo sin parar y después el aceite de coco. En este caso, el aceite de coco lo uso para hidratar el cuerpo habitualmente y también, para hidratar el pelo de forma ocasional con lo que no es reutilizado. El aceite de oliva reciclado es en un porcentaje muy alto de fritura de pescado made in mi suegra 💛

Sigues removiendo durante una hora aproximadamente. Verás que va cambiando de color y grosor. Se pueden añadir unas gotitas de aceite esencial para aportar aroma y alguna cualidad específica como podría ser aceite de limón. Soy una lemon lover, no lo puedo evitar pero esta vez no hemos querido añadir aromas. Como podréis verme en algún story de Instagram, soy mucho de fregar con medios limones jaja!

El limón es una autentica maravilla desengrasante. Suena rudimentario pero deja las sartenes limpias de grasa. Si no me creéis, probadlo y me contáis. Para los “repegaos” del fondo de las ollas, medio limón y bicarbonato de sodio y se levanta todo.

Una vez que ya tenemos la mezcla hecha, la ponemos en un molde o un tuper. Lo dejamos fuera, al aire libre tres días y luego lo envolvemos en papel durante unos 25-30 días para que saponifique. Se puede guardar cortado en trozos o de una sola pieza, si es pequeño como este.

Transcurrido ese tiempo, ya tienes jabón sólido para fregar platos. Suave con las manos, ligera espumita y muy buen efecto limpiador. Utilizándolo con un estropajo natural o un cepillo sostenible, tienes el combo perfecto para tu vajilla.

¿Te animas a quitar el Fairy de tu vida?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *