Carrito

0
Sin Residuo
portada Pajitas en la playa

BlogCuriosidades

Hasta arriba de pajitas de plástico

España es el país de Europa que más pajitas de plástico consume al año. Nada menos que unos 4.745 millones de pajitas al año. Sí, millones y sólo en España. Es una barbaridad. Teniendo en cuenta que la vida útil de este producto depende de lo que cuesta comer un menú de comida rápida ó una ronda en una cafetería y que puede tardar hasta 500 años en degradarse, empieza a ser urgente replantearse el uso tan intenso que hay de este producto. Se calcula que unos 1.000 millones de pajitas se consumen cada día en este planeta. Bárbaro.

Es lo normal

La verdad que el consumo de este artículo está totalmente normalizado. Tanto, que cuando en un establecimiento de bebidas pides que los zumos de tus pequeños vengan sin pajita, ya te ponen un poco cara de extrañarse. Cuando desenfundas tus pajitas de metal, ya la cara es de enorme sorpresa. Tras una mini-explicación que en muchos casos expones por lo extrañado del personal, todos lo entienden perfectamente y te dan la razón. Aunque seguirán sirviendo los zumos con pajita de plástico porque a los niños les gusta. Además no hay que lavarlas. Usar y tirar. Así llegamos a gastar cada día 13 millones de pajitas de plástico sólo en España.

Pajitas de colores

En nuestro caso en particular, lo normal es llevar cuatro pajitas de acero inoxidable en su funda. Sobre todo gracias a la Sr. Sin Residuo y su bolso. Las hemos reutilizado infinidad de veces. Incluso en el mismo día en diferentes establecimientos. Ya que el kit acostumbra a incluir un pequeño cepillo para lavarlas, tras una pasada con agua y cepillo ya están listas. Luego ya en casa se lavarán con temperatura en el lavavajillas.

Son evitables con poco esfuerzo

Nuestros hijos todos los días las usan en casa, a diario, no exagero. Así que se beben sus bebidas la mar de contentos y no generamos ningún residuo plástico. Se lavan y se comienza un nuevo ciclo. Y si nosotros podemos cualquiera puede. Así que considero que el gasto de este producto en concreto, no se debe al esfuerzo que hay que hacer para evirtarlo. Sino que se debe en gran medida a la costumbre de emplear pajitas de plástico. Usar y tirar, mal consejo amigo.

Por cada habitante y sólo en España se consumen 110 pajitas de plástico al año, una cada 3 días. Lo que nos conduce al enorme total de pajitas que se consumen al año, y lo repito porque me parece una abominación, prácticamente no lo creo. 4.745.000.000 de pajitas de plástico en España, 365.000.000.000 en todo el planeta.

Las pajitas tienen una vida útil media de 20 minutos. Y cientos de años para degradarse. Así de rápido pasa una pajita de plástico a ser un residuo plástico.

Pajitas en la playa

De qué están hechas

En la mayoría de los casos están fabricadas con polietileno y polipropileno. Aunque puedes encontrar pajitas de plástico con otros números RIC, e incluso sin número. Algunas anuncian que están fabricadas con plástico reciclado. Aunque por estar destinadas para su uso alimentario, la cantidad máxima de plástico reciclado que pueden contener es del 50%, y eso en el mejor de los casos, ya que esta cifra no se alcanza casi nunca, es más, rara vez pasa del 25%.

La Organización Mundial de la Salud únicamente recomienda para el contacto con alimentos los plásticos con el número 5 ó PP, el polipropileno. Así que si se van a consumir pajitas de plástico con la intención de reutilizarlas, habrá que asegurarse de que estén fabricadas con este polímero. Como están destinadas para su uso alimentario, se descartan los plásticos más tóxicos, como el PVC, aunque habrá que asegurarse antes de consumirlas.

Alternativas

Hay bastantes alternativas al uso masivo de la pajita de plástico, aunque claramente depende del consumidor, es algo que hay que hacer de manera individual. En muy pocos establecimientos hosteleros se están sustituyendo las pajitas de plástico, aunque los empieza a haber.

Las pajitas de bambú son de madera, por lo tanto biodegradables y sin tóxicos, aunque no las consideraría como deshechables. Las pajitas de paja, que emplean la caña del trigo como pajita, son totalmente biodegradables y estas sí las considero deshechables. Aunque los alérgicos al gluten deberían preguntar antes de lanzarse a su uso. También se están usando pajitas de papel-cartón, son biodegradables y compostables, además son claramente deshechables ya que como excedas el tiempo que la dejas en remojo, puede que haya desaparecido para cuando des un trago. Las pajitas de vidrio y las de acero inoxidable son reutilizables, pudiendo hacer infinidad de ciclos de uso con ellas. Estas son las que menor residuo generan, las que nosotros usamos y las que vendemos en nuestra tienda on-line.

Por último, y lo más fácil de aplicar es no usar pajita. Ni desechable, ni reutilizable, ni nada. Y ya está, una cosa menos. Aunque como consejo decir que, si sigues este método para reducir los residuos plásticos, en los restaurantes de comida rápida pide tu bebida sin tapa y sin hielo, ó casi sin hielo, ó los dientes te dolerán a un nivel desconocido. Lo sé de primera mano, y es que no aprendo ni de mis consejos.

Salud!!

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: