Carrito

0
Sin Residuo
portada plastico

BlogCuriosidades

¿Qué plásticos son reciclables y cuales no?

Muchas ocasiones en casa se nos plantea una duda, ¿este plástico va al contenedor amarillo o no? Algunas veces no estamos del todo seguros, y eso que llevamos segregando nuestra basura desde hace mucho tiempo.

Como dato decir que el primer contenedor de vidrio se instaló el 10 de Febrero de 1982 en Barcelona. Unos días después el segundo en Moratalaz, Madrid. Con ellos empezó. El primer amarillo fue en 1997, al igual que el primer azul. No hay datos fiables que puedan decir donde se colocaron, al menos en Ecoembes.

Es mucho tiempo reciclando para seguir teniendo dudas.

Inicios del plástico

Los primeros plásticos derivados de polímeros sintéticos datan del año 1909, cuando el señor Baekeland fue capaz de sintetizar un polímero y moldear unas piezas para diferentes usos comerciales. Entre los años 1920 y 1930 empezaron a estudiar muy en serio la producción y los diferentes usos de estos polímeros. Se lo tomaron tan en serio que consiguieron hacer que los plásticos derivados de petroquímicos se fabriquen muy facilmente y a un precio muy bajo.

A partir de los años 1950 se convirtió en un producto al que se le podía dar casi cualquier forma, color, capacidad elástica, rigidez y un sinfín de usos. De ahí su nombre, plástico, deriva de plástica, que es una propiedad de los materiales que se refiere a la capacidad de deformarse sin llegar a romperse. Así que obtuvieron un producto duradero y con miles de formas y colores que le proporcionan millones de usos. Si añadimos su bajo coste de producción tenemos el producto perfecto para usar y tirar. Fue en esta época cuando se disparó su producción. Un autentico bombazo.

Curva producción plástico de los cuales que plástico va al contenedor amarillo
Bombazo del plástico

Si el primer contenedor de plástico se instaló en 1997, la producción lleva una ventaja de 90 años frente al reciclaje. Y unos 50 años desde que se disparó su producción. Así estamos de plásticos, hasta el cuello. Así que parece muy necesario reducir el consumo de este material todo lo posible, ya que se esforzaron mucho en simplificar y abaratar su fabricación, pero se olvidaron completamente del desecho que produce. Aquí encajaría perfecto la frase de cierto político afirmando que “los problemas del futuro, ya se afrontarán en el futuro”.

El futuro de ayer es hoy.

Como es el reciclaje de los plásticos

El plástico se recicla triturándolo hasta hacer unas bolas muy pequeñas llamadas granzas. Las granzas pasan por un par de procesos de lavado, para quitar restos como papel o restos orgánicos, y para quitar impurezas como pigmentos que se añadieron en su anterior fabricación. Estas bolas se emplean para aplicarles calor y presión y así moldear nuevas formas plásticas. Parece sencillo.

La cuestión es separarlos muy bien por tipo de material y color, así el proceso resulta más barato y rivaliza, aunque a lo lejos, con la producción de nuevos plásticos. De hecho este paso es el más importante para poder reciclar.

La verdad es que prácticamente todos los plásticos pueden ser reciclados. Sucede que los que están compuestos por varios polímeros que cuestan separar unos de otros no se reciclan, por su elevado coste, recordemos que son baratos de producir inicialmente. Los que están muy pigmentados tampoco, por lo mismo, costaría más dinero conseguir separar el color de los polímeros, así que tampoco. Los que están degradados por las condiciones atmosféricas aún menos, ya que el coste de deshacerlos para obtener poca materia aprovechable no es de hacer bien las cuentas. ¿Entonces que plástico va al contenedor amarillo?

La cuestión sería saber a simple vista los compuestos del plástico que quiero tirar, y conocer el tipo de pigmentación que lleva, ¿son de los que cuesta poco dinero reciclar?. Difícil de saber. Ya que si es transparente pero compuesto de ciertos polímeros, nada. Y si es del compuesto apropiado pero el pigmento es del fuerte, tampoco.

Para saberlo hay que acudir al código de identificación plástico. Este código, el R.I.C., en inglés Resin Identification Code, se inventó en USA en 1988, y es tomado como referencia en casi todo el mundo. En nuestro caso, Europa, éste sería el código de referencia.

Clasificación de los plásticos para su reciclaje

El código consiste en un número que aparece dentro de un triángulo con esquinas redondeadas. Debajo de este triángulo hay unas siglas identificativas del tipo de polímero usado en el proceso de fabricación. La información del R.I.C. no indica que se haya fabricado con plástico reciclado o que pueda reciclarse. Simplemente, sirve para el facilitar la separación. Muy importante, ya que abaratará el reciclado. Al final son empresas las que reciclan, y lo hacen para obtener un beneficio.

Actualmente hay 6 tipos de plásticos que cumplen los requisitos para poder ser reciclados fácilmente por sus compuestos. Aunque por lo económico pueden no serlo tanto.

Tipos de plásticos para saber que plástico va al contenedor amarillo

PET o PETE (Polyethylene terephthalate – Tereftalato de polietileno). Designado con el número 1. Es uno de los plásticos reciclados más utilizados. Su uso es frecuente en todo tipo de botellas de agua, refrescos y otras bebidas. También en envases de alimentos. Atención, puede emitir sustancias tóxicas en botellas que rellenamos varias veces.

PE-HD o HDPE (High-density polyethylene – Polietileno de alta densidad). Designado con el número 2. Este tipo de plástico reciclable es frecuente en envases para lácteos, zumos, champús, perfumes, botes de detergentes líquidos.

PVC (Polyvinyl chloride – Policloruro de vinilo). Designado con el número 3. Plástico muy utilizado para embalar elementos no alimentarios (por su toxicidad), tuberías, aislamiento de cables eléctricos o la fabricación de discos de vinilo.

LDPE (Low density polyethylene – Polietileno de baja densidad). Designado con el número 4. Se utiliza este tipo de plástico para bolsas de congelación de alimentos, film, botes exprimibles (como por ejemplo el kétchup), tapas flexibles o bolsas de basura.

PP (Polypropylene – Polipropileno). Designado con el número 5. Es uno de los plásticos más utilizados en la industria automovilística y en la construcción. Puede encontrarse en carcasas de baterías de coche o en embudos para gasoil. También en tapones y tapas de envases.

PS (Polystyrene – Poliestireno). Designado con el número 6. Se utiliza en vasos, platos, bandejas o envases de comida para llevar.

Con el número 7 y la letra O (Other) son mezcla de varios polímeros, así que éstos NO son reciclables.

Repito que con la información del número R.I.C. sólo conocemos el tipo de compuesto del que está hecho. Pero lo que sí sabemos es que los del 1 al 6 se podrían reciclar. ¿Qué plástico va al contenedor amarillo? Todos los que lleven el número del 1 al 6. Si luego se reciclan o no, no lo podemos saber con total seguridad, muchos no se reciclarán, pero su cubo de desecho es el AMARILLO.

Que pasa con los que no llevan el código impreso

Hay muchos plásticos que no llevan el código impreso, con lo que no sabemos cual es su componente. El etiquetado de los plásticos es voluntario, y depende de cada fabricante el ponerlo o no. En muchos de ellos, pese a no tener número R.I.C. sí podemos encontrar el pictograma de Punto verde. Este símbolo redondo con dos flechas que recuerda mucho al Círculo de Mübius de 1970. El pictograma Punto Limpio nos indica que este envase puede y debe tener un ciclo de recuperación y reciclaje, que permita reaprovechar los materiales que en su momento se usaron para fabricarlo.

Logo punto verde
Punto Verde
Logo Círculo de Mübius
Círculo de Mübius

Si hasta nuestras manos llega un plástico, sin número R.I.C., ni pictogramas, ni nos facilita ningún dato de su fabricación o posibilidad de reciclado, es que no se puede reciclar. ¿Este plástico va al contenedor amarillo?. No, al verde, muy a pesar.

Hay mucha información a cerca del reciclado de los plásticos que se puede leer por ahí, porque hay muchas personas que están realmente preocupadas por este tema. Ciertamente el principal problema es que se reutiliza muy poco plástico con respecto al que se fabrica nuevo, ya que incluso lo que se moldea con material reciclado, tiene un máximo de cantidad de este material que puede contener. Por ejemplo en industria alimentaria, el máximo porcentaje permitido de material reciclado es del 50%. Al que por cierto no se llega ni de lejos. Esto es por que el plástico cuando envejece y se degrada, desprende sustancias tóxicas.

En definitiva

Ahora que empiezo a conocer cómo identificar que plástico va al contenedor amarillo y cual no, muy orgulloso de mí mismo me dirijo a la nevera. Tomo un producto envasado en plástico sin el que ni mis hijos ni yo sobreviviríamos, queso rallado. Me giro hacia la Sra. Sin Residuo y muy crecido le comento que sé exactamente a que cubo tirarlo. Entonces miro la etiqueta del envase. ¡¡Qué mi#### es esta!!. Pero que pasa con esta etiqueta. Donde coj#### se tira esto. ¡¡Pu## plástico!!! No piensan nada pero nada de nada en el desecho. Está claro. Ha llegado el momento de rallar el queso en casa.

que plástico va al contenedor amarillo
¿El nº7 y la O con el logo Punto Verde?
Cortocircuito.

Salud!!

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: