Carrito

0
Sin Residuo
Jabón de Castilla

BlogDIY

Cómo hacer jabón casero

Probablemente los que llegáis a este post es porque sabéis lo que es el jabón de Castilla. Es jabón que fabricamos en casa con aceite usado y tiene múltiples usos, aunque para nosotros y de momento, es nuestro jabón de lavadora.


Fue uno de los primeros cambios que llevamos a cabo: abandonar el jabón industrial. Daba miedo la verdad, pensábamos que nuestra ropa olería raro. Pero dimos el paso a nuestra primera pastilla de jabón para la lavadora. Fue una pastilla de 600 gramos de jabón de Marsella hecha logicamente con aceite de oliva. La compramos en un super ecológico en el que muchas cosas vienen envasadas con plástico, una pena.


Esta nueva experiencia sensorial, hizo que mi pareja (al que conoceremos con Sr. Sin Residuo de aquí en adelante), le entrase una especie de nostalgia infantil. Su abuela hacía jabón y lavaba la ropa con la pastilla de jabón de Castilla. “Tendríamos que hacer nuestro propio jabón…” Fue una de las frases más oídas por esta casa.


 Así que aquí va nuestra receta básica para hacer Jabón de Castilla.

Ingredientes


– 200 gramos de sosa cáustica de venta en supermercados. Fácil de encontrar.

– 500 ml. de aceite usado. Todo lo filtrado que podáis.

– 500 ml de agua.

– Un recipiente que aguante el calor.

– Un molde para echar la mezcla.


Proceso


1.- Lo primero es filtrar el aceite. Muy importante este paso para que no lleguen tropiezos a nuestra pastilla. Nosotros utilizamos un colador con un papel de horno con agujeros hechos con un alfiler. LLeva su tiempo pero es necesario.

2.- Poner el agua en el recipiente. 

3.- Echar la sosa cáustica con cuidado, la reacción puede ser fuerte. Hay que tener ventilación en la habitación en este momento. El recipiente se calienta mucho así que ojo donde ponemos las manos. Diluimos bien la sosa en el agua removiendo con una cuchara de palo.

4.- Después poco a poco iremos echando el aceite filtradísimo. Los que quieran aromatizarlo es ahora cuando deben aportar los aceites esenciales. Hay que estar removiendo todo el rato con la cuchara de palo durante una hora aproximadamente. Va cambiando de color, se clarea la mezcla y va espesando poco a poco.

5.- Cuando ya se ha amarilleado un poco y estamos hartos de remover, vertemos la mezcla en el molde y lo ponemos a secar al aire libre unos días. 3 días aproximadamente.

6.- Pasado este tiempo lo desmoldamos, lo cortamos en trozos que envolveremos en papel y lo ponemos a curar 30 días aproximadamente. Es lo que tarda el proceso de saponificación en acabar la pastilla. A nosotros el papel nos sirve también para escribir la fecha en que lo ponemos a secar, ya que somos de los despistados.

Aromática

Nosotros no queremos echarle nada, ni que huela a nada, no somos unos sosos pero es que los aromas pueden irritan la piel. Por aquí tenemos psoriasis y piel atópica, un chollo del picor, así que no nos interesan los productos que puedan generar irritaciones. Aunque si alguien lo prefiere se le puede añadir algún aceite esencial que le aporte aroma. También hay aceites con algo de efecto desinfectante, como el del árbol del té. Cualquier aceite esencial que se le añada será con cuenta gotas, ya que son muy potentes, y sí, también bastante caros según el aroma que te guste.


Recordad que no queremos transformar a todo el mundo. No todas las personas tienen tiempo y ganas de liarse la manta a la cabeza con el aceite usado. Pero por favor, haz algo. Por poco que sea, al menos llevar el aceite al contenedor de reciclaje o al punto limpio. Quizá tienes una vecina loca que te recoge el aceite usado para hacer jabón jaja ¡nunca se sabe!

Gracias por leer el post sobre el jabón de Castilla. Si tienes cualquier duda o sugerencia por favor, déjanos un comentario aquí, o nuestros muros de Facebook o Instagram. Teneis productos del hogar ecológicos en nuestra tienda.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: